El héroe discreto (Spanish Edition)

By Mario Vargas Llosa

La novela cuenta l. a. historia paralela de dos personajes: el ordenado y entrañable Felícito Yanaqué, un pequeño empresario de Piura, que es extorsionado; y de Ismael Carrera, un exitoso hombre de negocios, dueño de una aseguradora en Lima, quien urde una sorpresiva venganza contra sus dos hijos holgazanes que quisieron verlo muerto. Viejos conocidos del mundo vargallosiano aparecen en estas páginas: el sargento Lituma y los inconquistables, don Rigoberto, doña Lucrecia y Fonchito, todos moviéndose ahora en un in line withú muy próspero. Ambos personajes son, a su modo, discretos rebeldes que intentan hacerse shipment de sus propios destinos, pues tanto Ismael como Felícito le echan un pulso al curso de los acontecimientos. Mientras Ismael desafía todas las convenciones de su clase, Felícito se aferra a unas pocas máximas para sentar cara al chantaje. No son justicieros, pero están por encima de las mezquindades de su entorno para vivir según sus ideales y deseos. Un libro lleno de humor, en clave de melodrama, que ocurre en el pujante in step withú genuine, donde Piura y Lima ya no son espacios físicos, sino reinos de l. a. imaginación poblados por los personajes del gran escritor que es Mario Vargas Llosa. ENGLISH DESCRIPTION El héroe discreto concurrently recounts the lifetime of very assorted males. Felícito Yanaqué is a small-business proprietor from Piura who's being blackmailed. Ismael Carrera is a winning businessman from Lima who's plotting a surprising reprisal after his good-for-nothing sons attempted to have him killed. previous the men’s ameliorations shines one universal trait: either are quiet rebels attempting to take cost in their personal destinies. whereas Ismael defies each conference of his social classification, Felícito makes use of a number of very important maxims as a foothold opposed to blackmail. Neither are avenging angels, yet either leap excessive above society’s pettiness to reside based on their goals and beliefs. during this humorously melodramatic account, which occurs within the booming Peru of this day, Piura and Lima turn into imagined territories inhabited by means of a lot of Vargas Llosa’s liked characters.

Show description

Preview of El héroe discreto (Spanish Edition) PDF

Best Fiction books

The Painted Drum: A Novel (P.S.)

While a lady named Faye Travers is named upon to appraise the property of a family members in her small New Hampshire city, she isn't really shocked to find a forgotten cache of helpful local American artifacts. in the end, the kinfolk descends from an Indian agent who labored at the North Dakota Ojibwe reservation that's domestic to her mother's relatives.

Microserfs

They're Microserfs—six code-crunching desktop whizzes who spend upward of 16 hours an afternoon "coding" and consuming "flat" meals (food which, like Kraft singles, may be handed beneath closed doorways) as they fearfully experiment corporation e mail to benefit even if the good invoice goes to "flame" considered one of them.

The Fifth Mountain: A Novel

Within the 9th century b. c. , the Phoenician princess Jezebel orders the execution of the entire prophets who refuse to worship the pagan god Baal. Commanded by way of an angel of God to escape Israel, Elijah seeks protection within the land of Zarephath, the place he abruptly reveals real love with a tender widow. yet this newfound rapture is to be minimize brief, and Elijah sees all of his hopes and desires irrevocably erased as he's swept right into a whirlwind of occasions that threatens his very lifestyles.

The Flaming Corsage

Relocating backward and forward among the Eighties and 1912, this 6th novel in William Kennedy’s acclaimed Albany cycle follows the lives of Edward Daugherty, a primary new release Irish American who will escape past Albany as a playwright, and Katrina Taylor, a stunning, seductive lady with advanced attitudes in the direction of existence.

Extra resources for El héroe discreto (Spanish Edition)

Show sample text content

Un defecto de tu formación varonil, te lo aseguro. Un buen culo es el don más divino que puso Dios en el cuerpo de las hembras para los angeles felicidad de los machos. Hasta los angeles Biblia lo reconoce, me han dicho. —Claro que me interesan, mi capitán. Pero en usted no hay sólo interés, sino obsesión y vicio, dicho sea con todo respeto. Volvamos a las arañitas de una vez. Pasaron muchas horas leyendo, releyendo y examinando palabra por palabra, letra por letra y palote por palote, las cartas y dibujos de los chantajistas. Habían pedido un examen grafológico de los anónimos a l. a. oficina vital, pero el especialista estaba en el medical institution, operado de hemorroides, y tenía dos semanas de licencia. Fue un día de ésos, mientras cotejaban cartas con las firmas y escritos de delincuentes prontuariados en l. a. fiscalía, que, de pronto, una chispita en los angeles oscuridad, brotó en los angeles cabeza de Lituma aquella sospecha. Un recuerdo, una asociación. El capitán Silva now notó que algo le ocurría a su adjunto. —Te quedaste como alelado de repente. ¿Qué hubo, Lituma? —Nada, nada, mi capitán —encogió los hombros el sargento—. Una tontería. Es que me acabo de acordar de un tipo que conocí. Andaba dibujando arañitas, si l. a. memoria no me engaña. Una cojudez, seguro. —Seguro —repitió el capitán, escrutándolo. Le acercó l. a. cara y cambió de tono—. Pero, como no tenemos nada, una cojudez es mejor que nada. ¿Quién period ese tipo? Anda, cuéntame. —Una historia bastante antigua, mi capitán —el comisario advirtió que l. a. voz y los ojos de su adjunto se cargaban de incomodidad, como si le molestara escarbar en esos recuerdos aunque no pudiera evitarlo—. No tendrá nada que ver con esto, me imagino. Pero, sí, me recuerdo bien, ese concha de su madre andaba haciendo siempre dibujitos, garabatos que tal vez eran arañitas. En papeles, en periódicos. A veces, hasta en los angeles tierra de las chicherías, con un palito. —¿Y quién period ese tal concha de su madre, Lituma? Dímelo de una vez y no me jodas con tantas vueltas. —Vamos a tomarnos un juguito y salgamos un rato de este horno, mi capitán —le propuso el sargento—. Es una historia largaza y, si no le aburre, se los angeles contaré. Yo pago los jugos, no se preocupe. Fueron a los angeles Perla del Chira, un barcito de l. a. calle Libertad junto a un sunlight en el que, le contó Lituma a su jefe, en su juventud había una gallera donde se apostaba fuerte. Él había venido algunas veces, pero no le gustaban las peleas de gallos, lo entristecía ver cómo se destrozaban a picotazos y navajazos los pobres animales. No había aire acondicionado, pero sí ventiladores que refrescaban el neighborhood. Estaba desierto. Pidieron dos jugos de lúcuma con mucho hielo y encendieron cigarrillos. —El concha de su madre se llamaba Josefino Rojas y period hijo del lanchero Carlos Rojas, el que antaño traía reses de las haciendas al camal, por el río, los meses de avenida —dijo Lituma—. Lo conocí cuando yo period muy joven, un churre todavía. Teníamos nuestra collera. Nos gustaban l. a. juerga, las guitarras, las cervecitas y las hembras. Alguien nos bautizó, o tal vez nosotros mismos, «los inconquistables».

Download PDF sample

Rated 4.66 of 5 – based on 31 votes