El hombre en suspenso

By Saul Bellow

El hombre en suspenso (1944) es l. a. primera novela de Saul Bellow. En ella esboza temas a los que regresará en obras posteriores -en Herzog o en La víctima-, como l. a. necesidad del hombre de expresar sus sentimientos más íntimos, los angeles naturaleza de los angeles libertad o los angeles posibilidad de elegir. Estas reflexiones son las que se hace Joseph en su diario durante un año sabático «forzoso» en el que espera una incorporación a filas que no acaba de llegar. Sus apuntes son testimonio de su incesante deambular por las calles de Chicago, de sus recuerdos, y de su reacción psicológica a l. a. inactividad mientras los angeles guerra ruge a su alrededor.

«Uno de los testimonios más sinceros sobre los angeles psicología de toda una generación crecida durante l. a. Depresión y los angeles guerra.»
EDMUND WILSON, The New Yorker

Show description

Preview of El hombre en suspenso PDF

Best Fiction books

The Painted Drum: A Novel (P.S.)

While a lady named Faye Travers is named upon to appraise the property of a relations in her small New Hampshire city, she isn't really shocked to find a forgotten cache of beneficial local American artifacts. in spite of everything, the relatives descends from an Indian agent who labored at the North Dakota Ojibwe reservation that's domestic to her mother's kinfolk.

Microserfs

They're Microserfs—six code-crunching machine whizzes who spend upward of 16 hours an afternoon "coding" and consuming "flat" meals (food which, like Kraft singles, will be handed beneath closed doorways) as they fearfully test corporation e mail to benefit no matter if the good invoice goes to "flame" one in all them.

The Fifth Mountain: A Novel

Within the 9th century b. c. , the Phoenician princess Jezebel orders the execution of the entire prophets who refuse to worship the pagan god Baal. Commanded through an angel of God to escape Israel, Elijah seeks security within the land of Zarephath, the place he by surprise unearths real love with a tender widow. yet this newfound rapture is to be lower brief, and Elijah sees all of his hopes and desires irrevocably erased as he's swept right into a whirlwind of occasions that threatens his very lifestyles.

The Flaming Corsage

Relocating backward and forward among the Eighteen Eighties and 1912, this 6th novel in William Kennedy’s acclaimed Albany cycle follows the lives of Edward Daugherty, a primary new release Irish American who will get away past Albany as a playwright, and Katrina Taylor, a gorgeous, seductive lady with complicated attitudes in the direction of existence.

Extra resources for El hombre en suspenso

Show sample text content

Estalló el capitán. —No soy su subordinado, soy un civil. No tengo por qué aguantar que me trate de esta manera. —¡Por Cristo que le voy a dar un sopapo ahora mismo! —¡Inténtelo! —repliqué, dando un paso atrás y cerrando los puños. —Howard, por prefer —dijo l. a. señora Briggs—. Howard. Iva apareció en l. a. puerta. —Ven aquí, Joseph. Vuelve a los angeles habitación. —Pasé por el lado del matrimonio con cautela—. Entra —me ordenó Iva. —Si me toca lo mato, con uniforme o sin él —gruñí mientras entraba. —Cállate, �quieres? —me dijo Iva—. Por prefer, señora Briggs, solo un momento. —Corrió hacia ellos. Me calcé, saqué los angeles chaqueta del armario y salí de casa. Caminé con rapidez bajo los angeles llovizna. No period tarde, desde luego no serían más de las diez. El aire period denso, el ambiente negro, las farolas de los angeles calle evocaban relojes de area. No podía caminar más despacio, no estaba seguro de mis piernas. Seguí andando hasta que llegué a un espacio abierto, un sun con una malla metálica de protección para jugar al béisbol. El suelo estaba inundado, una lámina de agua agitada por el viento, totalmente negra. Detrás de los angeles malla de protección había una fuente de agua potable, de los angeles que brotaba un chorro que se dispersaba en los angeles cálida atmósfera. Bebí y seguí adelante, no tan rápido como antes pero con l. a. misma falta de rumbo, hacia el estático chubasco de luces a cierta distancia, en los angeles calle, y a media distancia un rocío de ellas que pendía sobre el brillante pavimento. Entonces di los angeles vuelta. Ni siquiera podía imaginar los angeles penosa situación de Iva ni el estado de los angeles casa. Iva debía de estar tratando de explicarse; si los angeles señora Briggs l. a. escuchaba, lo haría con los angeles mayor frialdad, mientras Vanaker volvía a su habitación, sumiso pero vindicado y probablemente preguntándose qué había ocurrido. Como me ocurriera en el pasado, una vez más me pareció un hombre de escasas luces, tal vez subnormal. Crucé el suelo de ceniza de un patio escolar y salí a un callejón desde donde se veían las ventanas de nuestra casa. Busqué l. a. sombra de Iva en los angeles persiana. No estaba allí. Me había detenido cerca de una valla contra l. a. que se apoyaba un árbol, cuyos brotes acababan de salir y que parecía hervir bajo l. a. lluvia. Di l. a. vuelta y caminé de nuevo a lo largo de los angeles valla del patio escolar. Una anilla de acero en una cuerda golpeaba ruidosamente el asta de los angeles bandera. Entonces, por un instante, me iluminaron las luces de un coche. Me asideé para que pasara y seguí el borrón rojizo en que se convirtió hasta desaparecer. Algo correteó entre los cubos de basura y los papeles. Una rata, pensé y, asqueado, apreté todavía más el paso y sorteé un charco en el extremo de los angeles calle, donde había un paraguas torcido empapado de agua y cenizas. Aspiré una bocanada de aire cálido. Creo que sabía desde hacía algún tiempo que el momento que había estado esperando había llegado y que period imposible seguir ofreciendo resistencia. Debía entregarme. Y reconocí que l. a. bocanada de aire cálido period al mismo tiempo una bocanada de alivio por mi decisión de rendirme. Estaba acabado.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 35 votes