La Casa de Los Siete Tejados / The House of the Seven Gables

«¡Dios le dará sangre para beber!»

A finales del siglo XVII, en una pequeña localidad de Nueva Inglaterra, el venerable coronel Pyncheon make a decision construirse una ostentosa mansión donde alguna vez se erigió los angeles cabaña de Mathew Maule, condenado a morir en el cadalso por brujería en un juicio presidido por el propio coronel. El acusado lo maldijo mientras period ajusticiado, y el día de los angeles inauguración de l. a. casa Pyncheon murió repentinamente dejando a sus descendientes los angeles mansión y el infortunio.

La presente edición incluye una introducción a shipment del prestigioso catedrático de literatura inglesa de los angeles Universidad de Connecticut, Milton R. Stern, que analiza en profundidad los angeles figura de Nathaniel Hawthorne, quien, a pesar de ser un firme defensor de los angeles concept de América como una tierra de oportunidades, también quiso reflejar en sus obras el lado más oscuro de los angeles condición humana.

Show description

Quick preview of La Casa de Los Siete Tejados / The House of the Seven Gables PDF

Best Literature books

The Last Tycoon

A mysterious girl stands and smiles at Monroe Stahr, the final of the good Hollywood princes. Enchanted via each other, they start a passionate yet hopeless love affair.

The Mirrored World: A Novel

The significantly acclaimed writer of The Madonnas of Leningrad (“Elegant and poetic, the infrequent form of booklet that you really want to maintain yet you need to percentage” —Isabel Allende), Debra Dean returns with The reflected global, a panoramic novel of affection and insanity set in 18th century Russia. Transporting readers to St.

Sick City: A Novel

“Sick urban is enjoyable, twisted and brutal…. O’Neill can be our generation’s Jim Thompson. ”— James Frey, writer of brilliant glossy Morning “Tony O’Neill works his L. A. humans the way in which Dutch Leonard had his hand down the pants of each degenerate in his nice Detroit novels. ”— Barry Gifford, writer of untamed at Heart From Tony O’Neill, the writer of Down and Out on homicide Mile and coauthor of the Neon Angel and the recent York occasions bestselling Hero of the Underground, comes unwell City—a wild experience of 2 junkies, Hollywood, and the Sharon Tate intercourse tape.

On the Rocks: A Novel

Ever considering the fact that she was once a bit lady, Abby Wilkes has dreamed of her marriage ceremony, the day whilst she'd put on an exquisite white costume and appear like a princess. . . . That used to be prior to her lifestyles fell aside in entrance of the entire global. Her longtime boyfriend-turned-fiancé, Ben, unceremoniously dumped her—by altering his prestige to unmarried on Facebook—while she was once attempting at the such a lot beautiful Vera Wang costume for the large day.

Additional info for La Casa de Los Siete Tejados / The House of the Seven Gables

Show sample text content

Sí, y movido por el mismo impulso, �un amante saludaba a su amada con un beso en los labios! Tal vez algún cínico, a un tiempo cómico y amargado, había deseado representar con esa escena de pantomima, que nosotros los mortales, al margen del negocio al que nos dediquemos o qué hagamos para entretenernos —sin importar lo serio o trivial que sea—, bailamos todos al mismo son y que, pese a nuestra ridícula actividad, al ultimate no conseguimos que ocurra nada. Pues el aspecto más destacable de todo el asunto period que, con el cese de los angeles música, todo el mundo quedaba petrificado al instante; pasaban de los angeles vida más extravagante al letargo mortal. Ni el zapato del zapatero quedaba remendado, ni el acero del herrero pulido; no caía ni una gota más de coñac de l. a. botella del beodo, ni una gota más de leche en el balde de los angeles lechera, ni otra moneda en l. a. caja fuerte del avaro, ni el escolar podía volver otra página de su libro. Todos quedaban en l. a. misma postura que antes de ponerse en ridículo con su apurado afán por trabajar, disfrutar, acumular oro y volverse sabio. Lo más triste de todo: �que el amante no period ni un ápice más feliz por el beso de l. a. joven dama! Sin embargo, en lugar de tragar con este último y amargo detalle, rechazamos toda los angeles moraleja del espectáculo. El mono, mientras tanto, con su grueso rabo asomando con ridícula prolijidad por debajo del tartán, tomó posiciones a los pies del italiano. Volvía su carita arrugada y abominable en dirección a todos los viandantes y hacia el corrillo de niños que se había reunido a su alrededor, y hacia los angeles puerta de los angeles tienda de Hepzibah, y l. a. levantaba en dirección a l. a. ventana arqueada, desde donde Phoebe y Clifford contemplaban l. a. escena. Cada dos por tres, el mico se levantaba los angeles boina escocesa, realizaba una reverencia y se rascaba los angeles cocorota. Algunas veces también se dirigía de forma personalizada a algún individuo, tendía su palma negra o hacía cualquier otro gesto para expresar su codicia por cualquier depressing cantidad de dinero que pudiera encontrarse en el bolsillo de los allí presentes. l. a. expresión malvada y decadente, aunque extrañamente humana de su mustio rostro; los angeles mirada indiscreta y picarona, que demostraba que estaba dispuesto a aprovechar cualquier mísera ventaja; su enorme rabo (demasiado enorme para quedar decentemente oculto bajo su gabardina); los angeles diabólica naturaleza que representaba ese rasgo… En resumen, si uno tomaba a ese mono sencillamente por lo que period, vería con claridad al dios dinero de cobre, símbolo de l. a. forma más ordinaria de amor por el parné. Tampoco existía posibilidad alguna de satisfacer al codicioso diablillo. Phoebe lanzó todo un puñado de centavos, que l. a. criatura recogió con avaricia carente de júbilo, se los pasó al italiano para que los pusiera a buen recaudo y de inmediato retomó su pantomima para pedir más. Sin duda alguna, más de un nativo de Nueva Inglaterra —o, para el caso, de cualquier otra localidad— pasó por allí, dedicó una mirada al mono y siguió su camino sin imaginar lo bien representada que estaba allí su propia condición ethical.

Download PDF sample

Rated 4.45 of 5 – based on 27 votes