La historia del señor Sommer

By Patrick Süskind, Ana María de la Fuente

onetwothreefourfive
La historia del Señor Sommer es un cuento corto escrito por Patrick Süskind e ilustrado por Jean-Jacques Sempéen 1991. El estilo empleado por Suskind y las ilustraciones de Sempé dotan al cuento de una apariencia infantil y naif. A pesar de ello es más que un cuento juvenil, ya que el protagonista se plantea cosas demasiado profundas para un niño de su edad, y también se muestra los angeles angustia con los angeles que vive el misterioso Señor Sommer. El relato está narrado en primera character por el protagonista del libro, del que nunca se sabe el nombre, y que siendo ya un adulto recuerda sus vivencias infantiles y sus recuerdos del señor Sommer.

Show description

Preview of La historia del señor Sommer PDF

Similar Literature books

The Last Tycoon

A mysterious lady stands and smiles at Monroe Stahr, the final of the good Hollywood princes. Enchanted through each other, they start a passionate yet hopeless love affair.

The Mirrored World: A Novel

The seriously acclaimed writer of The Madonnas of Leningrad (“Elegant and poetic, the infrequent form of publication that you really want to maintain yet you'll want to proportion” —Isabel Allende), Debra Dean returns with The reflected global, a panoramic novel of affection and insanity set in 18th century Russia. Transporting readers to St.

Sick City: A Novel

“Sick urban is enjoyable, twisted and brutal…. O’Neill will be our generation’s Jim Thompson. ”— James Frey, writer of shiny glossy Morning “Tony O’Neill works his L. A. humans the way in which Dutch Leonard had his hand down the pants of each degenerate in his nice Detroit novels. ”— Barry Gifford, writer of untamed at Heart From Tony O’Neill, the writer of Down and Out on homicide Mile and coauthor of the Neon Angel and the recent York instances bestselling Hero of the Underground, comes ill City—a wild experience of 2 junkies, Hollywood, and the Sharon Tate intercourse tape.

On the Rocks: A Novel

Ever due to the fact she used to be a bit woman, Abby Wilkes has dreamed of her marriage ceremony, the day while she'd put on a fine looking white gown and seem like a princess. . . . That used to be earlier than her lifestyles fell aside in entrance of the complete international. Her longtime boyfriend-turned-fiancé, Ben, unceremoniously dumped her—by altering his prestige to unmarried on Facebook—while she was once attempting at the so much attractive Vera Wang costume for the large day.

Extra info for La historia del señor Sommer

Show sample text content

Yo temblaba de pies a cabeza. Las rodillas se me doblaban, apenas podía andar, y no digamos montar en bicicleta. Con mano torpe sujeté los cuadernos al porta-paquetes y empecé a empujar los angeles bicicleta. Y, mientras empujaba, en mi cabeza bullían los más sombríos pensamientos. Lo que me enfurecía, lo que me hacía temblar de rabia, no period los angeles bronca de los angeles señorita Funkel, ni las amenazas de paliza y castigo. No period miedo. period el desolador descubrimiento de que el mundo period un asco, de que todo period maldad e injusticia. Y los angeles culpa l. a. tenían los demás. Todos los demás. Sin excepción. Empezando por mi madre que no me compraba una bicicleta decente y siguiendo por mi padre, que siempre estaba de acuerdo con ella; mis hermanos, que a espaldas mías se reían de que yo tuviera que pedalear de pie; el asqueroso chucho de los angeles señora Hartlaub que los angeles tenía tomada conmigo; los paseantes que taponaban l. a. avenida del lago y me retrasaban; el compositor Hässler, que me atormentaba con sus fugas; los angeles señorita Funkel, con sus falsas acusaciones y su moco en el fa sostenido... y terminando por el Buen Dios, sí, hasta el llamado Buen Dios que, para una vez que lo necesitabas y le pedías ayuda, no se le ocurría nada mejor que hacer que guardar un silencio cobarde y dar curso libre al injusto destino. �Para qué necesitaba yo a toda aquella chusma que se confabulaba contra mí? �Qué me importaba este mundo? No se me había perdido nada entre tanta ruindad. �Que los otros se asfixiaran en su vileza! �Que pegaran mocos donde quisieran! �Pero sin mí! �Yo me retiraba del juego! Diría adiós al mundo. Me suicidaría. Y en seguida. Una vez tomada los angeles decisión, me despatchedí aliviado. los angeles sola concept de que no tenía más que �abandonar este mundo» —como delicadamente decían algunos— para librarme de una vez por todas de sus injusticias y marranadas resultaba extrañamente consoladora y liberadora. Cesó mi llanto y se calmaron mis temblores. En el mundo volvía a haber esperanza. Pero tenía que ser en seguida. Ya. Antes de que cambiara de notion. Me encaramé a los pedales y me alejé. Al llegar al centro de Obernsee, no tomé el camino de mi casa sino que torcí a los angeles derecha, crucé el bosque, subí los angeles cuesta y, traqueteando por un sendero, salí al camino de l. a. escuela en dirección a l. a. caseta del transformador Allí estaba el árbol más alto que yo conocía, un gigantesco abeto rojo. Treparía a aquel árbol y me tiraría desde lo alto. Nunca se me hubiera ocurrido otra muerte. Yo sabía que uno también puede ahogarse, clavarse un cuchillo, ahorcarse, asfixiarse o electrocutarse; esta última modalidad me l. a. había explicado mi hermano una vez in extenso. �Pero para eso necesitas un neutro —me dijo—. Es esencial, sin neutro, imposible, o todos los pájaros que se paran en los cables de los angeles electricidad caerían muertos, y no se mueren. �Y por qué no? Pues porque no tienen neutro. Tú, en teoría, hasta podrías colgarte de un cable de alta tensión de cien mil voltios sin que te pasara nada, si no tienes neutro. » Eso decía mi hermano. Pero a mí aquello de l. a. electricidad me parecía muy complicado.

Download PDF sample

Rated 4.52 of 5 – based on 5 votes