Meditaciones Sobre La Existencia De Dios. Great Ideas 40

40 grandes principles que han cambiado el mundo.

Considerado el padre de l. a. filosofía occidental moderna, Descartes trató de mirar más allá de las principles establecidas y crear un sistema de pensamiento basado en los angeles razón. En su profundo trabajo medita sobre los angeles duda, el alma humana, Dios, los angeles verdad y l. a. naturaleza de l. a. existencia en sí misma.

A lo largo de l. a. historia, algunos libros han cambiado el mundo. Han transformado l. a. manera en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Han inspirado el debate, los angeles discordia, los angeles guerra y los angeles revolución. Han iluminado, indignado, provocado y consolado. Han enriquecido vidas, y también las han destruido. Taurus publica las obras de los grandes pensadores, pioneros, radicales y visionarios cuyas principles sacudieron los angeles civilización y nos impulsaron a ser quienes somos.

La crítica ha dicho sobre l. a. colección «Great Ideas»...
«De veras que l. a. edición es primorosa y pocas veces contenido y continente pueden encontrarse mejor ensamblados y unidos. ¡Qué portadas! Para enmarcar. [...] Ante las "Great Ideas", solo cabe quitarse el sombrero. ¡Chapeu!»
ABC

Show description

Preview of Meditaciones Sobre La Existencia De Dios. Great Ideas 40 PDF

Similar Philosophy books

Philosophical Temperaments: From Plato to Foucault (Insurrections: Critical Studies in Religion, Politics, and Culture)

Peter Sloterdijk turns his willing eye to the historical past of western concept, undertaking colourful readings of the lives and ideas of the world's such a lot influential intellectuals. that includes nineteen vignettes wealthy in own characterizations and theoretical research, Sloterdijk's companionable quantity casts the improvement of philosophical considering no longer as a buildup of compelling books and arguments yet as a lifelong, intimate fight with highbrow and religious hobbies, jam-packed with as many pitfalls and derailments as transcendent breakthroughs.

Cut of the Real: Subjectivity in Poststructuralist Philosophy (Insurrections: Critical Studies in Religion, Politics, and Culture)

Following François Laruelle's nonstandard philosophy and the paintings of Judith Butler, Drucilla Cornell, Luce Irigaray, and Rosi Braidotti, Katerina Kolozova reclaims the relevance of different types regularly rendered "unthinkable" through postmodern feminist philosophies, similar to "the real," "the one," "the limit," and "finality," hence severely repositioning poststructuralist feminist philosophy and gender/queer experiences.

History of Shit (Documents Book)

Written in Paris after the heady days of pupil insurrection in might 1968 and prior to the devastation of the AIDS epidemic, background of Shit is emblematic of a wild and adventurous pressure of Seventies' theoretical writing that tried to marry concept, politics, sexuality, excitement, experimentation, and humor. greatly redefining dialectical concept and post-Marxist politics, it takes an important--and irreverent--position along the works of such postmodern thinkers as Foucault, Deleuze, Guattari, and Lyotard.

The Puppet and the Dwarf: The Perverse Core of Christianity (Short Circuits)

Slavoj Žižek has been known as "an educational rock superstar" and "the wild guy of theory"; his writing mixes mind-blowing erudition and references to popular culture so as to dissect present highbrow pieties. In The Puppet and the Dwarf he bargains an in depth studying of contemporary non secular constellation from the perspective of Lacanian psychoanalysis.

Additional resources for Meditaciones Sobre La Existencia De Dios. Great Ideas 40

Show sample text content

Sin embargo, por lo menos es cierto que me parece que veo luz, que oigo ruido y que siento calor; esto no puede ser falso y, esto es, con propiedad, lo que en mí se llama sentir y esto, precisamente, es pensar. Por donde empiezo a conocer quién soy con alguna mayor claridad y precisión que antes. Mas, todavía, me parece que no puedo por menos de creer que las cosas corporales, cuyas imágenes se forman por el pensamiento y que caen bajo los sentidos y que los sentidos mismos examinan, me son conocidas mucho más distintamente que esta parte, no sé cuál, de mí mismo, que no cae bajo l. a. imaginación; aunque, en efecto, es bien extraño decir que conozco y comprendo más distintamente unas cosas, cuya existencia me parece dudosa, me son desconocidas y no me pertenecen que aquellas otras de cuya verdad estoy persuadido y me son conocidas y pertenecen a mi propia naturaleza, es decir, a mí mismo. Pero ya veo bien lo que es; mi espíritu es como un vagabundo que gusta de extraviarse y no puede aún tolerar el encontrarse mantenido en los justos límites de l. a. verdad. Le daré, pues, por otra vez, rienda suelta y, dejándole en libertad, le permitiré que considere los objetos que se hallan fuera, para que, retirándole luego despacio y a tiempo esa libertad, y deteniéndole a considerar su ser y las cosas que en sí mismo encuentre, se deje, después, conducir y dirigir con mayor facilidad. Consideremos, pues, ahora las cosas que vulgarmente se tienen por las más fáciles de conocer y pasan asimismo por ser las más claramente conocidas, a saber, los cuerpos que tocamos y vemos; no ya los cuerpos en basic, pues las nociones generales son, por lo común, un poco confusas, sino un cuerpo specific. Tomemos, por ejemplo, este pedazo de cera; acaba de ser extraído de l. a. colmena; no ha perdido aún los angeles dulzura de los angeles miel que guardaba; conserva algo del aroma de las flores con que ha sido hecho; su colour, su figura, su tamaño son visibles, es duro, frío, manejable y, si se le golpea, producirá un ruido. En fin, en él se encuentra todo lo que puede dar a conocer, distintamente, un cuerpo. Sin embargo, he aquí que, mientras estoy hablando, lo acercan al fuego; lo que quedaba de sabor se devour, el olor se evapora, el colour varía, los angeles figura desaparece, el tamaño aumenta, se hace líquido, se calienta, apenas si puede ya manejarse y, si lo golpeo, ya no dará sonido alguno. �Sigue siendo l. a. misma cera después de tal transformación? Hay que reconocer que sigue siendo los angeles misma; nadie lo duda, nadie juzga lo contrario. �Qué es, pues, lo que en este trozo de cera se conocía con tanta distinción? En verdad, no puede ser nada de lo que he notado por medio de los sentidos, ya que todas las cosas percibidas por el gusto, el olfato, l. a. vista, el tacto y el oído han cambiado y, sin embargo, l. a. misma cera permanece. Quizá sea lo que ahora pienso, es decir, que esa cera no existía, ni l. a. dulzura de los angeles miel, ni el agradable aroma de las flores, ni los angeles blancura, ni l. a. forma, ni el sonido, sino solo un cuerpo que poco antes me parecía good bajo esas formas y ahora se hace sentir bajo otras.

Download PDF sample

Rated 4.58 of 5 – based on 33 votes